martes, 31 de enero de 2012

¿En qué parte del mundo celebrarás tú el carnaval?

El carnaval es una tradición que se remonta a tiempos de los egipcios y que muchos estudiosos ven en ella ciertos vestigios de las antiguas Saturnalias romanas y las Bacanales griegas. Los europeos heredamos esta tradición del Imperio Romano y posteriormente, en el siglo XV, con el descubrimiento de América se extendió por todo el territorio conquistado. Se trata de una fiesta que, en el más estricto sentido de su significado “abandono de la carne”,  los participantes dejan de ser ellos mismos para convertirse en piratas, brujas, hadas, abejorros... cualquier cosa donde la imaginación pueda llegar con la ayuda de las telas, máscaras y pinturas adecuadas.




En España, su celebración precede a la Cuaresma (periodo en el que el precepto indicado por el cristianismo es el de no comer carne ningún viernes) para dar paso a la Semana Santa. Por este motivo, tiene lugar entre mediados de febrero y principios de marzo. Antes de profundizar un poco más en los carnavales de nuestra tierra, nos vamos a detener en Venecia, Río de Janeiro y Nueva Orleans.



La popularidad del carnaval en Venecia se remonta al siglo XVIII, cuando los nobles atraídos por las costumbres del pueblo, se enmascaraban para poder mezclarse entre ellos sin ser reconocidos. Por este motivo, los disfraces destacan por su vistosidad y elegancia y por el uso de máscaras blancas, en su mayoría, adornadas con plumas de un color más vistoso.

La celebración de la tradicional “Festa delle Marie” anuncia la llegada del Carnaval. Este acto rinde homenaje a doce niñas inocentes que fueron secuestradas. La fiesta da comienzo el la Plaza de San Pietro di Castello, desde donde parte el festejo hasta llegar al río, el cual deberán atrevesar en sus góndolas hasta llegar a la mítica Plaza de San Marcos.


Al día siguiente, en la Plaza de San Marcos es cuando los carnavales queden oficialmente inaugurados con la ceremonia tradicional y no menos espectacular del “Vuelo del ángel”, tradición recuperada en el año 2007, donde una persona con destreza y valentía desciende desde lo alto del campanario de la torre de la Plaza de San Marcos hasta postrar sus pies en el suelo.

Es raro que exista un rincón del mundo donde no se celebren los carnavales, siendo el de Río de Janeiro el más popular y concurrido. Si no tienes reservado tu vuelo y hotel para este año, estamos por decirte que lo vayas olvidando pues es misión imposible encontrar algo en unas fechas tan próximas. Aunque la diversión está garantizada en la calle con la alegría de comparsas y grupos de baile, donde realmente se vive la fiesta es en el Sambódromo da Marquês de Sapucaí, lugar destinado a la celebración de esta fiesta y que acoje la competición entre las diferentes escuelas de salsa cariocas.

En Río los disfraces son bastante ligeros de ropa y faltos de máscaras pues, siendo una tierra con clima tropical atlántico, en estas fechas están en pleno verano. 


A partir de la colonización de Lousiana por parte de los franceses, se da el pistoletazo de salida a la alocada celebración del carnaval de Nueva Orleans. El día grande del Mardi Gras, como así es conocida esta festividad, es el 8 de marzo, el día anterior al miércoles de ceniza. A pesar de las muchas tragedias en las que se ha visto involucrada esta ciudad, no pierde su humor y alegría y los vecinos no renuncian a salir a las calles para los festejos. El martes de carnaval, además de quienes forman las peñas y que habitualmente son los que se disfranzan los días anteriores, se suele ver a numerosas personas con disfraces y máscaras por las calles y este día, en concreto, se extreman las medidas de seguridad en la ciudad hasta tal punto que los bancos cierran y para entrar a los comercios es obligatorio retirarse la máscara.

Los colores habituales y preferidos de los disfraces y pinturas son el morado, el verde y el dorado que proclaman la justicia, la fe y el poder, respectivamente.

Durante los días que dura la fiesta, existe una tradición muy curiosa y -para según qué sectores- algo indecorosa. Desde tiempos remotos, los integrantes de las peñas tiraban collares pos las calles, en un principio realizados con cristal checo, pero con el devenir de los tiempos han sido sustituidos por otros más económicos; pues bien, a partir de la década de los 60 del siglo pasado, las mujeres comenzaron a enseñar un pecho a cambio de obtener uno de esos collares multicolores. Hasta hace poco, la policía toleraba tales manifestaciones en el barrio francés, pero desde el comienzo del siglo XXI, las autoridades se han vuelto más intransigentes y, argumentando que esas prácticas originan altercados y alteración del orden público, han intentado disminuirlas drásticamente. Cualquier manifestación de alcoholismo, nudismo o violencia, puede conllevar la detención.

En España dos son los carnavales más conocidos dentro y fuera de nuestras fronteras, el de Cádiz y el de Santa Cruz de Tenerife, proclamados ambos de Interés Turístico Internacional. En diciembre del 2010, el carnaval de Cádiz celebra un acto especial durante el VI Congreso Gaditano del Carnaval, en el cual se hermana con el de Santa Cruz de Tenerife y el de Colonia (Alemania).
Los carnavales de Cádiz no serían lo mismo sin la músiquilla fiestera y el sarcasmo en las letras de los temas que interpretan chirigotas, coros, comparsas y cuartetos en un duelo de titanes para conocer cuál ha resultado el más original, a través de tres fases eliminatorias dentro del concurso -clasificatoria, semifinales y la gran final- que tienen lugar en el emblemático Gran Teatro Falla.

Por su lado, Santa Cruz de Tenerife viene desarrollando festejos carnavaleros desde el pasado 10 de febrero y muchas de las calles del centro han sido cortadas al tráfico desde entonces, por lo que el autobús y el tranvía constituyen mejores opciones para llegar.

Los carnavales celebrados el pasado febrero de 2011 rindieron homenaje a Enrique González Bethencourt,fundador del la histórica Afilarmónica Ni Fú-Ni Fá y creador del concurso de murgas infantiles. Aparejador de profesión, siempre ha estado muy ligado a su tierra y ha seguido muy de cerca esta festividad, en la que ha participado activamente. Tras su paso por la escuela de Bellas Artes, realiza trabajos de artesanía desarrollando una habilidad especial para la creación de instrumentos musicales. También pasa por ser un erudito en fotografía, refrendado por diversos reconocimientos en este campo.



Todos los años tiene lugar la Gran Gala de elección de la Reina del carnaval, dónde no sólo se valora la belleza de las participantes, sino el majestuoso y pesado vestuario que cargan sobre el escenario, llegando a pesar este más de cien kilos. La competencia es dura, pues las empresas, asociaciones, centros culturales y demás organismos participantes se esmeran en que su representante sea la ganadora, para lo cual crean con esmero el atuendo de la susodicha.

Sin duda una de las fiestas más populares en la capital de la mayor de las Islas Afortunadas, una fiesta donde no faltan los desfiles de comparsas, las actuaciones de las murgas y los bailes con orquesta que tiñen la noche de un júbilo especial.

No podemos dar por finalizado este artículo sin mencionar al tradicional y entrañable Entierro de la Sardina (inicio de la Cuarema cristiana), cuya celebración tiene lugar el Miércoles de Ceniza y que anuncia el final de los festejos carnavalescos. No obstante, hasta el fin de semana no llegan realmente a su fin los actos lúdicos del carnaval.

Como dato anecdótico, una teoría establece el origen de este cortejo fúnebre a mediados del siglo XIX, donde un grupo de estudiantes madrileños realizaron una parodia de un entierro tradicional, precedido por una sardina que simboliza, por un lado, la tristeza de que tan lúdica celebración toque a su fin, y por otro, el ayuno y la abstinencia típicos del recogimiento y solemnidad de la Cuaresma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Este será publicado tras su aprobación por la administración de "Dinkistyle Magazine".